May 26, 2015


On Valentine’s Day, after volunteering at a cultural activity for children and families, I went to the movies alone, as usual. I bought a bottle of wine, a big pack of sea salt & crushed black peppercorns crisps and a Lind chocolate bar (the red, creamy, fabulous one). I bought one ticket for the 4:45 pm screening of Fifty Shades of Grey.

Yes. I. Did.

I also did read the books and yes, when I reached the third one, it wasn’t exciting to imagine the same sex scene for the 234th time anymore. Sometimes one reads light books. Sometimes one watches light films. There are days I just want to laugh out loud and cry to a chic flick or watch socially accepted porn with a room packed of strangers and their girlfriends.

I sat right in the centre of the room and managed to leave one seat between a girl and me since she thought I was waiting for my Valentine. On my other side was a young man holding hands with the girl sat next to him.

To give you a visual representation of the occupation and distribution of the room, we will consider females as “ 0 “ and males as “1”. This is what you would obtain from a panoramic picture:


0101010100110   010100101010

A binary code with a mistake somewhere in the middle, but a binary code anyway.

The trailers session lasted longer than the usual and was very informative about the different brands of preservatives available in the market.

Finally the movie started and the next 125 minutes can be best described as a room with raising temperature, lack of sounds (one could not even hear pop corn-eating noises) and way too many people watching a non-vamp version of “Twilight”.

The day after, I discovered a record store in town, where I bought the Grace Jones vinyl I’m covering my face with. The store is owned by a man in his mid 50’s, who happens to be one of the two people who knows my name in this town, aside from the people I work with.

After playing the record several times and being happy about it, I did a little research of the life and work of Grace Jones. She is a Jamaican singer and model and was the muse of a French photographer called Jean-Paul Goude. They have a son together and when she told him she was pregnant, he ended the relationship. One of their many emblematic shots is the album cover of Jone’s album “Island Life”. This photograph portrays Grace in an impossible standing position looking like a bronze statue of beautiful elongated proportions. Goude, cleverly and carefully retouched the photograph to create the illusion of a difficult yet possible contortion of the human body.

Grace Jones is a symbol of forward thinking, freedom, equality and diversity. She could not stretch her hips and torso like "Plastic Man", but she could certainly speak her mind. That’s a super power we can all master. I’m currently working on the latest since 20 years of interrupted Ballet lessons didn't serve to naturally reproduce the “impossible” pose on her album cover.

For the curious, here is a link to an interview to Grace Jones held by Jean-Paul Goude for V Magazine.

To see the images of the creation process of the original shot "click to see more".

En el Día de San Valentin, luego de ser voluntaria para una actividad cultural para niños y familias, fui al cine sola, como de costumbre. Compré una botella de vino, un paquete grande de papas con sal marina y pimienta triturada y una barra de chocolate Lind (aquella roja, cremosa y fabulosa). Compré una boleta para la proyección de las 4:45 pm de “Cincuenta Sombras de Grey”.

Si. Lo. Hice.

También leí los libros y si, cuando llegué al tercero, ya no era emocionante imaginarme la misma escena sexual por 234a vez. En ocasiones, una lee libros ligeros. En otras, una ve películas ligeras. Hay días que solo quiero reír a carcajadas o llorar con una comedia romántica o ver porno socialmente aceptado en una sala llena de extraños y sus novias.

Me senté en el centro de la sala y logré dejar una silla entre una chica y yo, ya que ella pensó que yo esperaba por mi Valentín. A mi otro lado se encontraba un joven hombre agarrado de manos con la chica sentada a su lado.

Para darles una representación visual de la ocupación y distribución de la sala, consideraremos a las mujeres como “0” y a los hombres como “1”. Esto es lo que obtendrías de una vista panorámica:


0101010100110   010100101010

Un código binario con un error por ahí en la mitad, pero un código binario de todas formas.

La sesión de cortos fue más larga que lo usual y fue muy informativa sobre las diferentes marcas de preservativos disponibles en el mercado.

Finalmente la película comenzó y los siguientes 125 minutos pueden ser mejor descritos como una sala con temperatura creciente, ausencia de sonidos (una no podía escuchar el sonido de las palomitas de maíz) y demasiadas personas viendo una versión no vampírica de “Crepúsculo”.

Al día siguiente, descubrí una tienda de discos en el centro, donde compré el vinilo de Grace Jones con el que me estoy cubriendo el rostro. La tienda es propiedad de un señor de mediados 50 años, que resulta ser una de las dos personas que conocen mi nombre en esta ciudad, a parte de la gente con la que trabajo.

Luego de reproducir el disco varias veces y estar contenta al respecto, hice un poco de investigación acerca de la vida y obra de Grace Jones. Ella es una cantante y modelo jamaiquina y fue la musa de un fotógrafo francés llamado Jean Paul Goude. Ellos tienen un hijo juntos y cuando ella le dijo que estaba embarazada, el terminó la relación. Una de sus múltiples capturas emblemáticas es la portada del álbum de Jones “Island Life”. Esta fotografía retrata a Grace en una imposible posición de pie,  con el aspecto de una hermosa estatua de bronce de proporciones alargadas. Goude, astuta y cuidadosamente retocó la imagen para crear la ilusión de una difícil sin embargo posible contorción del cuerpo humano.

Grace Jones es un símbolo de pensamiento de avanzada, libertad, igualdad y diversidad. Ella no podía estirar sus caderas y torso como "El Hombre Plástico", pero ciertamente podía comunicar sus pensamientos. Ese es un súper poder que todos podemos dominar. Me encuentro actualmente trabajando en este último ya que 20 años de lecciones interrumpidas de Ballet no sirvieron para reproducir naturalmente la “imposible” pose de la portada de su álbum.

Para los curiosos, aquí les dejo el link a una entrevista a Grace Jones conducida por Jean-Paul Goude para el magazín V.

Para ver imágenes de proceso de creación la foto original “haz clic para ver más”.

February 10, 2015


Picture by me & edition by Danilo Acosta Salvadores

I arrived to England exactly 4 months ago. The story below I wrote it within the first month but didn't have a picture to accompany the writing. Finally, I came up with the idea to do a cheap -very cheap- remake of one of my favorite fashion photographers: Guy Bourdin. Creating the photograph was as complicated as the experience I narrate. I sellotaped my phone to the radiator in the bathroom with the display looking towards the radiator because I needed the good quality camera. I set the timer up to its maximum of 10 seconds. After clicking the volume's control button that triggers the countdown, I'd run and literally dive into the bathtub. I'd take a position and tried to stay still while balancing my knees over the thin edge of the tub. I only managed one decent shot after 24 attempts that resulted in a walking exhibition of bruises.

By the way, if you find yourself in London these days, the UK's largest ever exhibition of this influential and enigmatic photographer is taking place at Somerset House from 27th November 2014 until 15th March 2015.


There is not such thing as a "nice hot bubble bath". Not for someone as short as I am, at least.

Two hours ago I took a not so nice hot bubble bath, after what could have been two shameful days without water touching my body in any form with the exception of sparkling water next to a sandwich.  I was preoccupied with endless sessions of "Downton Abbey" -if you've seen it, you can't blame me, besides I live in England now and the series serve as a good introduction of the British culture-.

Since it was my first ever, I wanted it to be special, like-in-the-movies-type-of-special. I went to the kitchen and made some coffee since the lack of wine or any alcoholic beverage was imminent and tea was out of consideration since I've been drinking Jasmine Green Tea more times than Queen Elizabeth II herself. I put a table next to the bath for my computer (to continue watching Downton Abbey, off course), set the right lightning and searched for clean towels, while Pamela (my little putative cousin in UK) kindly prepared the bath for me with one of my favourite scents.

I took off my pajamas, put my hair up on a messy ballerina bun, and eagerly introduced one foot, only to burn myself with the steaming, bubbling water. Well, from this moment on, nothing is like-in-the-movies at all…

Trying to avoid soaking the floor I stood uncomfortably in a poor développé devant, while I managed to drain some hot water and replace it for colder one. Finally I decided I should get in no matter what. I tried to find a confortable position, which I was hoping was a lot more seated and a lot less “horizontal”. The problem resides in the fact that it is almost impossible to remain seated if your legs aren’t long enough to reach the opposite end of the tub.

I tried to relax, as I played the season finale of the series in question. I fought against the foam in my back that didn't let me lay dawn properly without damping my perfect up do. Once I won the battle, I felt relieved because I thought, "yeap, this it, I got it, lets relax and not think in anything different than in the story that is been told in front of me". I imagine you know how naive it was for me to think that was possible. 

To avoid making this long story any longer, this is the list of the things that went wrong from that moment on:

1) The integrated volume of the laptop wasn't enough for me to hear properly.
2) I had to ask Pamela to bring me the headphones.
3) Stop for a second and imagine me in a bathtub struggling with headphones and a mountain of foam. Yeap...
4) I felt like a chicken being fried.
5) Coffee was a terrible idea. 
6) My fingertips turned "grandma like" in 9 seconds.
7) I just wanted the episode to be over so I could get out and take a cold shower.
8) When I finally got out, I looked myself in the mirror. I looked as ugly as if I had just run the marathon. My skin was all red (fried red chicken skin), my hair looked terrible as it carried a combination of sweat and foam.

I came to the conclusion that hot bubble baths are not designed for this era. They were intended for queens, duchesses, countesses and noble and aristocratic women before XIX century when modern central heating wasn’t yet developed. As in that time it made sense to find comfort in a hot bath carefully prepared by a “Lady’s Maid” during cold seasons. The pale complexion of aristocratic woman must have benefited from the porcelain blush the hot water would gracefully provide. Besides, they didn’t have to worry about the temperature of the water, or the delicate scent poured in it, or the lack of wine, not even did they care to undress themselves. Therefore, I’m absolutely certain they didn’t end up looking like a chicken that was fried after being chased for 2 hours in a fail attempt to avoid being pluck from it’s feathers, or something like that.


Llegué a Inglaterra hace exactamente 4 meses. La historia a continuación la escribí dentro del primer mes pero no tenía una foto que acompañara el escrito. Finalmente, se me ocurrió la idea de hacer un remake barato -baratísimo- de uno de mis fotógrafos de moda favoritos: Guy Bourdin. Crear la fotografía fue tan complicado como la experiencia que les narro. Pegué mi teléfono móvil al radiador del baño con la pantalla mirando al radiador porque necesitaba la cámara de buena calidad. Ajusté el temporizador en su máximo de 10 segundos. Luego de presionar el botón de control de volumen que dispara la cuenta regresiva, corría y literalmente me tiraba de clavado dentro de la tina. Tomaba una posición y trataba de quedarme inmóvil mientras balanceaba mis rodillas sobre el delgado borde de la tina. Solo conseguí una toma decente luego de 24 intentos, que resultaron en una exhibición ambulante de golpes. 

Por cierto, si te encuentras en Londres por estos días, la exhibición más grande jamás conformada de este influyente y enigmático fotógrafo está tomando lugar en "Somerset House" desde el 27 de Noviembre 2014 hasta el 15 de Marzo de 2015.


No existe tal cosa como un “agradable baño caliente espumoso”.  Por lo menos, no para alguien tan pequeño como yo.

Hace dos  horas tomé un no muy agradable baño espumoso, después de lo que pudieron haber sido dos vergonzosos días sin que el agua tocara mi cuerpo en ninguna forma con la excepción de agua con gas al lado de un sándwich. Estaba ocupada con interminables sesiones de “Downton Abbey” –si la has visto no puedes juzgarme, además ahora vivo en Inglaterra y la serie sirve como buena introducción a la cultura británica-.

Como era mi primer baño espumoso en la vida, quería que fuera especial, al estilo de las películas. Fui a la cocina y me hice café ya que la falta de vino o cualquier bebida alcohólica era evidente y el té estaba fuera de consideración puesto que he estado tomando más Té Verde con Jazmín que la mismísima Reina Isabel II. Coloqué una mesita al lado de la tina para mi computador (para continuar viendo Downton Abbey, por supuesto), ajusté la luz y busqué toallas limpias, mientras Pamela (mi pequeña prima putativa en RU) amablemente me preparaba el baño con una de mis fragancias preferidas.

Me quité la pijama, me agarré el pelo en un moño de bailarina desordenado, y ansiosa introduje un pie, solo para quemarme con el agua humeante y burbujeante. Bueno, a partir de este momento, nada es como en las películas…
Tratando de evitar mojar el piso, me mantuve incómodamente en un pobre développé devant, mientras me las arreglaba para drenar un poco de agua caliente y remplazarla por fría. Finalmente decidí que debía entrar sin importar las consecuencias. Intenté encontrar una posición cómoda, que esperaba fuera mucho más sentada y menos acostada. El problema reside en el hecho de que es casi imposible mantenerse sentado, si tus piernas no son lo suficientemente largas como para alcanzar el extremo contrario de la tina.

Traté de relajarme, mientras inicié el final de temporada de la serie en cuestión. Luché contra la espuma en mi espalda que no me permitía recostarme con tranquilidad sin empapar mi perfecto peinado. Una vez le gané la batalla, sentí alivio porque pensé “Sip, lo tengo todo bajo control, es tiempo de relajarme y no pensar en nada diferente a la historia que está siendo contada frente a mí”. Imagino que saben lo ingenua que fui al pensar que eso era posible.

Para evadir hacer esta larga historia aún más larga, a continuación la lista de cosas que salieron mal de ese momento en adelante:

1) El volumen integrado del portátil no era suficiente para que pudiera escuchar adecuadamente.
2) Tuve que pedirle a Pamela me trajera mis audífonos.
3) Deténgase un segundo e imagínenme en una tina luchando con los audífonos y una montaña de espuma. Sip…
4) Me sentí como un pollo siendo frito.
5) El café fue una terrible idea.
6) Las puntas de mis dedos se convirtieron en “piel de abuelita” en 9 segundos.
7) Sólo quería que el episodio terminara para poder salir de ahí y tomar una ducha fría.
8) Cuando finalmente salí, me miré al espejo. Me veía tan fea como si acabase de correr la maratón. Mi piel estaba toda roja (piel roja de pollo frito), mi pelo se veía terrible porque llevaba una combinación de sudor y espuma.

Llegué a la conclusión que los baños espumosos y calientes no están diseñados para esta era. Fueron intencionados para reinas, duquesas, condesas y mujeres nobles y aristócratas antes del siglo XIX cuando los sistemas de calefacción modernos no habían sido desarrollados. En ese momento hacía sentido encontrar confort en un baño caliente preparado cuidadosamente por una “Sirvienta de una Dama” durante estaciones frías. La pálida tez de las mujeres aristócratas, se debió haber beneficiado del sonrojado de porcelana que el agua caliente, con gracia, le proveía. Además, ellas no tenían que preocuparse por la temperatura del agua, o por el delicado aroma que sería vertido, o por la falta de vino, ni siquiera se molestaban en desvestirse ellas mismas. Por lo tanto, estoy absolutamente segura que ellas no terminaban viéndose como un pollo que fue frito luego de ser correteado por dos horas en un intento fallido para evadir ser desplumado, o algo así.

June 4, 2014


They say, "love is in the air". 

Nowadays with all the fuss of the social media, I hear –read– that phrase, rain or shine, among lovebirds around the globe when making public their current relationship status or complementing a picture of what usually the feminine counterpart believes qualifies as the ultimate romantic representation. 
Not being in love at the moment makes me a little insensitive towards those loving manifestations, not because I don’t believe in love, -I’m a Pisces for Christ sake; I’m the marshmallow of the freaking zodiac- but because it is difficult for human beings to truly relate to something as intangible as the feelings of others. Empathy and compassion are two rare feelings among our kind. To actually relate to someone’s feelings to the point they become your own is even less common when you don’t share the same feeling at the moment.

I don’t have a boyfriend since what can easily be 2 years now. It has been, all in all, a wonderful time: I’ve gained many valuable friends, -my ex-boyfriend included- I’ve learned to actually be alone with my thoughts, I’ve developed communication skills that allow me to face soirées on my own, I’ve shared more time with my family and I’ve enjoyed going to the movies all by myself (it’s a good thing according to my standards, I swear) and well, we all know it doesn’t really get any better than that.

On the other side of the story, I’ve missed having someone to call and fill in with irrelevant details of my day (my girl friends are already pink coping with this need); I’ve missed a permanent dancing companion for that particularly popular song of the moment (it seems like everyone has pre-arranged contracts securing a partner for those songs, except, of course, me); I’ve missed shared Sundays afternoon, hangover or not, staying at home (no talking required) or going for an ice cream or to the beach (not much talking required either); I’ve missed not having to take care of the wine and the music that accompany the dishes I cook and I’ve missed having someone who thinks I’m the fairest of them all and not because I am his only daughter or is an enchanted mirror.

These words are written, if you haven’t noticed already, as a celebration of love. That love that conquers all: distance, differences in opinion, snoring, unpunctuality, in-laws and dogs peeing over precious furnishings.

The kind of love that has endured 25 years of marriage -plus 8 of dating-.

Cheers! to my parents.
Dicen que, "el amor está en el aire". 

Hoy en día con todo el jaleo de las redes sociales, oigo -leo- esa frase, llueva o relampaguee, entre los tórtolos alrededor del mundo al hacer pública su situación sentimental actual o al complementar una foto de lo que usualmente la contraparte femenina piensa que califica como la máxima representación romántica.

No estar enamorada en el momento me vuelve un poco insensible hacia esas manifestaciones amorosas, no porque no crea en el amor, -soy Piscis por amor a Dios; soy el marshmallow del bendito zodiaco- sino porque es difícil para los seres humanos relacionarse verdaderamente con algo tan intangible como los sentimientos de los otros. La empatía y la compasión son dos sentimientos raros entre nuestra especie. Llegar a relacionarse con los sentimientos de otra persona al punto que se conviertan en propios es aún menos común cuando no se comparte el mismo sentimiento en el momento.

No tengo novio desde lo que podrían ser fácilmente 2 años. Ha sido, dentro de todo un tiempo maravilloso: he ganado varios preciados amigos, -incluido mi ex novio- he aprendido a estar realmente sola con mis pensamientos, he desarrollado habilidades comunicativas que me permiten afrontar veladas por mi cuenta, he compartido más tiempo con mi familia y he disfrutado de ir al cine sola (de acuerdo a mis estándares es algo bueno, lo juro) y bueno, todos sabemos que la cosa no se torna mejor que eso.

En la otra cara de la moneda, he extrañado tener a alguien a quien llamar y poner al tanto de los detalles irrelevantes de mi día (mis amigas ya están rosadas de sobrellevar esta necesidad); he extrañado tener un acompañante de baile para esa canción particularmente famosa del momento (pareciera que todos tuvieran un contrato preestablecido asegurando un parejo para esas canciones, excepto, por supuesto, yo); he extrañado las tardes de domingos compartidas, con resaca o no, quedándose en casa (hablar no es requerido) o yendo por un helado o a la playa (tampoco se requiere hablar mucho); he extrañado no tenerme que encargar del vino y de la música que acompaña los platos que cocino y he extrañado tener a alguien que piense que soy la más bella de todas y no porque soy su única hija o es un espejo encantado.

Esta palabras están escritas, si es que no lo has notado aún, como una celebración del amor. Ese amor que todo lo puede: distancia, diferencias en opinión, ronquidos, impuntualidad, familia política y perros orinarse sobre preciados muebles.

El tipo de amor que ha soportado 25 años de matrimonio -más 8 de noviazgo-.

¡Salud! por mis padres.

May 21, 2014


There is a common saying that appeals to an alleged solitary nature of men: "one is born alone and one dies alone". Orson Welles also contributed to this way of thinking with one of his many famous quotes: "We're born alone, we live alone, we die alone. Only through our love and friendship can we create the illusion for the moment that we're not alone."

I don't agree with that concept. Initially, we are born THROUGH someone, as a product of TWO individual's desire to procreate or, at the very least, as a result of combined desire. We share our lifes with other people we call family, until we decide to create one of our own. We work, we paint, we sing, we play, we write, we create, we dance, we cook not only for personal satisfacion, but for the enjoyment of others. Cooking only for oneself doesn't taste as good as when cooked for others. I would be lying if I said it doesn't bring me any personal satisfaction, because it does and quite a lot, but is the act of sharing what trascends after the food is eaten.

It is a fact that we are individuals, a term that necessarily implies a sense of solitude. But we as individuals find ourself in constant interaction, which is an action exerted reciprocally between two or more agents.

I don't find myself involved with many fundamentalist opinions. I don't think love and friendship create illusions, as everything you live is part your own reality -even if you have schizophrenia-. And reality can be seen as just that, as facts and feelings of your life experience, like the green lettuce on top of this dish that lacks of dressing because of my guest's impossible schedule.  ;)

"CLICK TO SEE MORE" to disclose the recipe.
Existe un dicho que apela a la presunta naturaleza solitaria de los hombres: "uno nace solo y muere solo". Orson Welles también contribuyó a esta línea de pensamiento con una de sus muchas frases célebres: "Nacemos solos, vivimos solos, morimos solos. Únicamente a través del amor y la amistad podemos crear la ilusión momentánea de que no estamos solos".

No estoy de acuerdo con este concepto. Inicialmente, nacemos A TRAVÉS DE alguien, como producto del deseo de procrear de DOS individuos o, al menos, como resultado del deseo combinado. Compartimos nuestras vidas con personas que llamamos familia, hasta que decidimos crear una propia. Trabajamos, pintamos, cantamos, tocamos, escribimos, creamos, bailamos, cocinamos no solo para la satisfacción personal sino para el disfrute de otros. Cocinar para uno mismo no sabe tan bien como cuando se cocina para los demás. Estaría mintiendo si dijera que no me trae ninguna satisfacción personal, porque si que la trae y mucha, pero es el acto de compartir lo que trasciende luego de que la comida ha sido ingerida. 

Es un hecho que somos individuos, término que necesariamente implica un sentido de soledad. Pero nosotros como individuos nos encontramos en constante interacción, la cual es una acción ejercida recíprocamente entre dos o más agentes.

No me encuentro involucrada con muchas opiniones fundamentalistas. No pienso que el amor y la amistad creen ilusiones, ya que todo lo que vives es parte de tu propia realidad -incluso si tienes esquizofrenia-. Y la realidad puede ser vista como sólo eso, como hechos y sentimientos de tu propia experiencia de vida, como la lechuga verde encima de este plato que carece de aderezo gracias a la imposible agenda de mi invitado. ;)

"CLICK PARA VER MÁS" para desplegar la receta.

May 8, 2014


The day before yesterday, I had my afternoon coffee at a small Dunkin' Donuts located in the first floor of a noisy mall. I could't get my favorite "Dunkin' Original", so I went for a large black coffee, no sugar, no cream instead. Book and coffee on hand, I sat down at an empty table in front of a couple of old people that were having a date. They didn't look as a married couple at all. I can assure you with a high percentage of certainty, they were flirtting like teenagers on a first date. She had a big-shy smile while he was playing with his iced-coffee not knowing what else to do with his hands. I touched the cover of the book that was about to be read as dancers take their last deep breath before the performance. After opening the book and reading the first sentence, I took a sip of my beverage, thinking it would be at the perfect consumable temperature. Yeap, I gracefully burned my tongue and palate. After that, the world lost a soul for the next two hours, until realizing I was about to miss the meditation session. I haven't read anything written with such bitter and clever humor. It is just hilarious; a "guffaw extractor", I would say.

Keeping him company in this frame are: my favorite lip shade of the moment Clinique's High Impact #13 Flamenco Lipstick, a pin that reads "Peto Caliente" (only people from Colombia, more specifically from the caribbean coast of the country would fully understand the joke displayed on it) by the coolest store in town "Todo Mono"and as background my beloved Sunflower Print Denim Circle Skirt from American Apparel.

I'm feeling the urge to stop the writing and continue the reading. It appears my dad isn't getting his "happy meal" tonight (I try to cook for my parents every night; I referred to my dad alone because he is such a spoiled boy that refuses to eat dinner if not cooked by his only daughter).
Antes de ayer, tuve mi café de la tarde en un pequeño Dunkin' Donuts ubicado en el primer piso de un ruidoso centro comercial. No pude obtener mi preferido "Dunkin' Original", entonces ordené un café negro, sin azúcar, sin crema. Libro y café en mano, me senté en una mesa vacía en frente de una pareja de viejos que se encontraban teniendo una cita. No parecían una pareja casada en lo absoluto. Puedo asegurarles con alto grado de certeza, que se coqueteaban como adolescentes en una primera cita. Ella tenía una sonrisa grande y tímida mientras que el jugaba con su café frío no sabiendo que otra cosa hacer con sus manos. Toqué la portada del libro que estaba por ser leído así como los bailarines toman una última y profunda respiración antes de la presentación. Luego de abrir el libro y leer la primera oración, tomé un sorbo de mi bebida, pensando que estaría en la temperatura perfecta para su consumo. Sip, me quemé con gracia la lengua y el paladar. Después de eso, el mundo perdió un alma por las siguientes dos horas, hasta percatarme que estaba a punto de perder la sesión de meditación. Nunca leí algo escrito con un humor tan amargo e ingenioso. Es divertidísimo; un "extractor de carcajadas", diría yo.

Haciéndole compañía en este encuadre están: mi tono de labios favorito del momento Clinique's High Impact #13 Flamenco Lipstick, un pin que lee "Peto Caliente" (solo personas de Colombia, más específicamente de la costa caribe del país entendería por completo la burla representada en el mismo) por la tienda más cool de la ciudad "Todo Mono" y como fondo mi adorada Falda Circular de Denim Estapado de Girasoles de American Apparel.

Estoy sintiendo la necesidad de parar la escritura y continuar con la lectura. Todo indica que mi papá no obtendrá su "cajita feliz" esta noche (trato de cocinar para mis padres todas las noches; me referí solo a mi papá porque es un niño tan consentido que se rehusa a cenar si no está preparada por su hija única).

May 6, 2014


I very much enjoy the thematic nature of the MET Gala. It becomes easy to criticize and uneasy to swallow -which i love-, as the attendees are encourage to follow an specific theme-based dress code every year. All in all, its a night designed to exalt fashion while pushing some bounderies. Its refreshing to have carte blanche at least once in a while, would't you agree?

This version of the Costume Institute Gala runs in favor of renowned couturier Charles James. Therefore a "White Tie & Decorations" dress code was enforced. Dramatic full evening dresses were expected and delivered as well as rebels -without a cause- played their part to perfection.
Disfruto muchísimo del carácter temático de la MET Gala. Se torna fácil de criticar y difícil de digerir -lo cual me encanta-, debido a que los asistentes son alentados a seguir un código de vestimenta específico y temático cada año. Dentro de todo, es una noche diseñada para exaltar la moda mientras se presionan algunos límites. Es refrescante tener carte blanche por lo menos una vez cada tanto, ¿cierto?.

Esta versión de la Gala del "Costume Institute" corre a favor del renombrado couturier Charles James. Es por eso que fue aplicado un código de vestimenta tipo "Corbata Blanca & Decoraciones". Trajes dramáticos, completos de gala fueron esperados y lucidos así como rebeldes -sin causa- desempeñaron su papel a la perfección.


 1 Sarah Jessica Parker in Oscar de la Renta


Kate Upton in Dolce & Gabbana (what is worse than looking cheap?)

May 2, 2014




El mes pasado se me fue encargado escribir un artículo para una revista local (es tan solo ético reservarme el nombre) y este tenía como condición que tocase el tema de "Plataforma K". La revista decidió no publicarlo porque considera que está escrito en un lenguaje que mucho difiere al preferido de sus lectores. Además esperaban que incluyese en mis comentarios -positivos- las pasarelas de dos diseñadores en específico, que en mi opinión dejaron TODO que desear. 


Dos importantes eventos en el caribe colombiano nos conducen a cuestionar la “delgada línea” que separa a la moda de ser considerada formalmente como arte.

Por: Montserrat Ros

En las últimas dos semanas estuve en contacto cercano con dos manifestaciones de la estética, ante las que mi interés sucumbe más que a menudo: la moda y el arte.
La primera estuvo relacionada con mi participación como vestuarista en el backstage de la décima versión de Plataforma K que tuvo lugar en el Coliseo “Los Fundadores” de la Universidad del Norte el 27 y 28 de Marzo en Barranquilla; la segunda surgió en Cartagena de Indias con mi visita, casi maratónica, a la 1era Bienal de Arte Contemporáneo (BIACI).

Históricamente, estas dos disciplinas han estado íntimamente relacionadas y comparten la importante misión de documentar de manera tangible la historia del hombre. Es evidente que el vestido, a través de los tiempos, ha sido de gran utilidad en la constante búsqueda hacia el acercamiento comprensivo del rol del hombre en sociedad. Expresa, entre otras, características climáticas, sociales, políticas, económicas e incluso psicológicas de los hombres provenientes de diferentes culturas y épocas.

En honor a la practicidad, les comparto la definición que ofrece la RAE del término arte teniendo como punto de partida el carácter abstracto y relativo de su significación y con la finalidad de proveer un mejor acercamiento al rol del arte como herramienta de documentación de la historia del hombre:

 Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.”

El anterior preámbulo, el cual debo admitir ha sido uno de los más extensos que he elaborado, se ve justificado a partir de la aparición de verdaderos artistas en el escenario de la moda. Existen diseñadores con propuestas estéticas tan contundentes y confecciones impecables que logran generar sensaciones sublimes sólo comparadas con las producidas por obras de arte. Y es que ciertos atuendos en si componen un verdadero esfuerzo creativo y técnico.

Resalto con especial orgullo colombiano de esta versión de Plataforma K, las colecciones de dos casas de moda. En el espectro femenino, Leal Daccarett con su colección Cruise 2014 cautivó todos mis sentidos. Crop tops de diferentes estilos, longitudes y estampados, faldas tipo lápiz, chalecos, pantalones cortos (shorts) y largos, vestidos cortos, de longitud “midi” y largos conformaron la variada propuesta de una colección fresca en donde predominaron las tonalidades “peach” y los azules y lilas pasteles, que fueron contrastadas con colores brillantes como el fucsia, verde esmeralda y amarillo y complementadas con tonos básicos como el negro, azul oscuro y blanco hueso. Adornos complejos hechos a mano, telas estampadas de orquídeas y terminaciones con inspiración árabe completaron la ecuación de éxito de esta memorable colección. No podemos olvidarnos de la exquisita primera colección de calzado y accesorios que refleja el carácter artesanal propio de la firma. Tener la oportunidad de trabajar con esta pareja de creativos innatos compensó, sin duda, mi ausencia como espectadora a las pasarelas.

Por su parte Mon & Velarde fue la propuesta masculina que acaparó mi curiosidad. Inspirada en el puerto de Barranquilla, en el contraste existente entre la suavidad y movimiento continuo del mar y las rígidas estructuras de las embarcaciones, contenedores y grúas, la colección Primavera-Verano/2015 deleitó no sólo al público asistente, sino a todas las personas que tuvimos la oportunidad de estar en contacto con las prendas “tras bambalinas”.
Y es que la marca proveniente de la ciudad de Medellín le diseña a un hombre cosmopolita que mantiene un equilibrio entre el trabajo y la diversión y que no le teme a emprender riesgos con la moda, pero prefiere alejarse un poco del desenlace efímero de las tendencias.

Diseñadores y apasionados de la moda nos encontramos en ocasiones en conflicto con el sentido de frivolidad que esta puede llegar a generar. Nos interrogamos con frecuencia sobre el punto de inflexión en el que una manifestación estética se convierte en artística. Es ese el momento en el que la moda se sensibiliza y deja de ser un instrumento de protección contra las condiciones climáticas o mera herramienta de pudor, para así trascender como una declaración artística muy útil en la narrativa de la historia de la humanidad.